Saltar al contenido
CUENTOS INFANTILES

(Cuento original) El erizo Pepe y sus globos de colores

EL ERIZO PEPE Y SUS GLOBOS DE COLORES - CUENTO CLASICO

Cerca de un pueblo muy lejano y hace mucho tiempo un viejo camión atravesó el bosque por una carretera llena de baches.Por accidente una caja se le cayó del camión y el conductor sin darse cuenta continúo su viaje.

El Erizo Pepe que casualmente caminaba por allí vio la caja y decidió recogerla. De camino a casa el señor Erizo sentía muchísima curiosidad por saber qué había dentro de la caja.

Cuando al fin llegó a su madriguera abrió la caja. Y para su sorpresa descubrió que estaba llena de hermosos globos de colores.

¡Quiero inflar estos globos!  exclamo.

Entonces el Erizo Pepe cogió un globo y sopló y sopló. Pero el globo al ir agrandándose y tocar sus afiladísimas púas explotó.

El señor Erizo estaba muy triste. Entonces fue en búsqueda de su amigo el Conejo para pedirle ayuda.

Tenía la esperanza de que él pudiera echarle una mano pues no tenía púas en su cuerpo.

Hola amigo Conejo, te quería preguntar si eres capaz de ayudarme a inflar estos globos así podemos jugar, le dijo el Erizo al Conejo.

El Conejo muy contento acepto, tomo mucho pero mucho aire con todas sus fuerzas.

Pero al tener los dientes tan grandes no pudo inflar el globo, solo le salía un silbido.

Entonces al Conejo se le ocurrió que podían ir en búsqueda de la amiga Ardilla., ella si con su boca pequeña les podría ayudar.

Entonces marcharon los dos a buscar a la Ardilla para pedirle ayuda.

Los dos amigos esperaban que la Ardilla pudiera inflar los globos porque tenía los dientes más pequeños.

Ardilla nos pueden ayudar por favor a inflar esto globos le preguntaron.

Entonces la Ardilla soplo y soplo muy fuerte pero no logro inflar el globo porque era demasiado pequeña.

Tristes el Erizo y el Conejo fueron a buscar al otro lado del bosque a su amigo el Oso.

A quién le pidieron ayuda para poder inflar los globos ya que el Oso era el más grande en el bosque y que seguro podía inflar los globos para poder jugar.

¿Hola Oso, necesitamos tu ayuda?, por favor, exclamaron ambos amigos.

Ayudarnos a inflar estos globos.

El Oso se llevó a la boca el globo y con todas sus fuerzas soplo y…. PUMMMMM.

El globo exploto porque el Oso era demasiado grande y tenía mucha fuerza.

Entonces Erizo, Conejo, Ardilla y el Oso fueron a ver a al señor Búho, este sabría que hacer ya que era muy sabio.

¿Todos preguntaron al Búho, nos puedes inflar estos globos para poder jugar?

El Búho pensó y pensó y cogió un globo de color azul y se lo llevo entre sus picos, soplo y soplo.

Pero cuando ya estaba muy inflado el globo se le escapó de sus plumosas alas.

Entonces el Erizo cansado y desilusionado junto a sus otros amigos, se sentaron junto al lago.

De repente una Rana salió del agua y les dijo.

¡Uy, tienen globos de colores! Me encantan exclamo la Rana.

El Oso exclamo, eres muy pequeña para inflar los globos.

Y para sorpresa de todos, la Rana empezó a inflar los globos uno para cada uno de los nuevos amigos.

Así todos jugaron en el bosque felices con sus globos de colores.