Saltar al contenido
CUENTOS INFANTILES

(Cuentos Infantiles de Hadas)El Hada Jazmín, que no podía levantar vuelo.

cuentos del Hada Jazmín

El Hada Jazmín, que no podía levantar vuelo.

Había una vez, un lugar muy lejano y especial, donde vivían todos los seres fantásticos del mundo.

Desde horribles ogros con un solo ojo, hasta duendes de oreja puntiagudas. Por supuesto, las hadas también vivían en aquel lugar, donde todo era paz y la armonía.

Entre las hadas, existía una que sobresalía del resto, pero era muy pequeña y de blancos cabellos llamada Jazmín, que, a diferencia de sus hermanas, no podía volar, pues había nacido sin alas.

El Hada Jazmín, había crecido con mucha tristeza al ver como el resto de las hadas se levantaban vuelo una y otra vez hasta el cielo y reían de placer jugando y volando entre las ramas de los árboles y subiendo hasta las nubes.

Sin embargo, como sólo podía caminar, poco a poco fue conociendo a mucha gente y se hizo de grandes amigos que no vivían en las alturas, como las ranas, las ardillas y los conejos, y estos le enseñaron todos los lugares y pasadizos secretos de aquella tierra maravillosamente mágica.

Un buen día, mientras acontecía una bonita mañana de primavera llena de tranquilidad, unos hombres irrumpieron de la nada con espadas y con mucho odio, y trajeron mucho temor entre todos los habitantes de aquellas tierras mágicas.

Las hadas, desesperadas, volaron para sobre salvar sus vidas, pero los hombres con unas redes lograban capturarlas y encerrarlas en sus pequeñas jaulas de cristal.

Justo en ese momento, la pequeña Hada Jazmín corrió desesperadamente para encontrar a sus hermanas, quienes temblando intentaban escapar de la situación y les indicó la entrada a un pasadizo secreto por donde podrían escapar de los temibles hombres.

Sin embargo, el túnel era demasiado estrecho, que las hadas no podían entrar con sus alas enormes. Algunas se negaron rotundamente, pero la mayoría quebraron sus alas y escaparon junto a Jazmín para ponerse a salvo.

Cuando ya estaban a salvo, todas las Hadas se reunieron en forma de ronda y le agradecieron a la valerosa Hada Jazmín por haberlas ayudado a refugiarse y salvarles y desde ese día jamás la volvieron a menospreciarla.