Saltar al contenido
CUENTOS INFANTILES

(Cuento clasico) El leon y el ratón

EL LEON Y EL RATÓN - CUENTO CLASICO

Había una vez un león que era el rey de la jungla, un día después de comer el león se quedó dormido bajo un árbol.

Un pequeño ratón  lo vio y pensó en divertirse con el, empezó a correr subiendo y bajando por la cola.

El león se despertó enfurecido con un mal ánimo cogió al ratón con su enorme garras.

El ratón se resistía, pero no podía escapar del  león, este lo acerco a sus grandes mandíbulas para comérselo.

El  ratón estaba muy asustado, y exclamo!!!  Por favor  león,  no me comas,  perdóname  esta vez.

Nunca lo olvidare le volvió a exclamar el ratón, tal vez algún  día yo pueda ayudarte.

Sin entender por que el león lo dejo marchar convencido de los que el ratón le decía.

El león abrió su garra y lo dejó marchar.

Gracias y nunca olvidaré tu bondad,  le volvió a exclamar el ratón.

El león le respondió, tienes suerte amigo mio,  porque iba a a comerte. Ahora vete y no vuelvas a causarme problemas o serás mi comida.

Grrrrrrr exclamo el león.

Unos días después el león paseaba por la jungla y unos cazadores habían puesto una trampa  para capturarlo.

Los cazadores se escondieron detrás de un árbol esperando que león se acercara.

En cuanto el león iba a escapar,  los cazadores rápidamente lo atraparon en una red.

El león comenzó a rugir muy fuerte he intento escapar, pero los cazadores lo ataron en la red y se volvieron a la aldea para buscar una gran jaula para transportarlo.

El león siguió rugiendo con todas sus fuerzas y esto llamo la atención de todos los animales hasta la del ratón, quien unos días antes había liberado.

El ratón exclamo… el rey tiene problemas debo devolverle el favor!

Se fue junto a león y le dijo, mi rey   no te preocupes te liberare.

El ratón trepó y uso sus pequeños  y afilados dientes para morder las cuerdas.

Finalmente libero al león de la trampa.

El león se dio cuenta de que incluso un pequeño ratón puede ser de gran ayuda.

Gracias ratón,  nunca más volveré a molestarte,  vive feliz en  mi jungla.

Tu me salvaste  la vida al rey, ahora serás el príncipe de esta jungla.

El ratón se despidió del león diciéndole adiós hasta pronto.

Y el león le respondió,

Donde vas?  No quieres jugar subiendo y bajando por  mi cola?

El ratón ante comenzó corretear por su espalda y a deslizarse por su cola.

Pasado un rato,  los cazadores volvieron con una gran jaula para llevarse a leo,.

El león y el ratón  los vieron y corrieron hacia ellos. El león rugió con mucha fuerza.

Los cazadores se asustaron y corrieron de vuelta a la aldea.

Y desde ese momento el león y el ratón se hicieron amigos para siempre.